Inversiones cuantitativas

Conformado en 2005, el equipo de inversiones cuantitativas gestiona diversidad de productos, donde se incluyen estrategias pasivas, de beta inteligente y cuantitativas activas.

Contamos con 27 profesionales de la inversión que trabajan en Edimburgo, Londres y Singapur para ofrecer a nuestros clientes soluciones adaptadas a sus necesidades. Aplicando enfoques propios y normalizados, gestionamos carteras cuantitativas de renta variable, renta fija y productos derivados en todos los mercados.

Nuestro proceso de inversión se fundamenta en análisis académicos y teoría de la inversión. Identificamos fuentes de rentabilidad relativa positiva ajustada por el riesgo, las sometemos a pruebas a lo largo del ciclo económico y las aplicamos en nuestras carteras cuantitativas activas de forma sistemática y rentable, controlando asimismo los riesgos. Nos encontramos adecuadamente posicionados para satisfacer las exigencias de nuestros clientes, pues nuestros profundos conocimientos de las fuentes concretas de rentabilidad nos permiten integrarlas en soluciones eficaces.

Nuestras estrategias cuantitativas de inversión incluyen:

  • Indexación tradicional: asociamos las rentabilidades de índices de referencia convencionales, como el índice FTSE All-Share, que se ponderan en función de la capitalización de mercado de cada empresa. El proceso que seguimos para ello es dimensionable y reproducible y se caracteriza por el control de los riesgos.
  • Indexación fundamental: asociamos las rentabilidades de índices de acciones fundamentales. Estos índices de referencia seleccionan y ponderan sus componentes a partir de diversos factores como flujo de caja libre, dividendos y ventas totales. Utilizamos clasificaciones basadas en estos «fundamentales» para determinar el peso de las diferentes empresas en el seno del índice. Concretamente, gestionamos gran variedad de estrategias vinculadas a la serie FTSE RAFI™ (Research Affiliates Fundamental Index), que ofrece exposición al Reino Unido y los mercados globales y emergentes.
  • Indexación mejorada: con el objetivo de generar rentabilidades ligeramente superiores a los del índice de referencia, asumiendo un nivel de riesgo similar. Tomando un índice de renta variable como punto de partida, nuestro proceso de inversión perfila temas que incluyen el valor, la gestión prudente y la solidez financiera, entre otros. Para cada uno de dichos temas, identificamos un fundamento de inversión sólido o basado en pruebas retrospectivas capaz de ofrecer rentabilidades relativas positivas durante un ciclo económico. Posteriormente, orientamos la cartera a los temas seleccionados con el objetivo de alcanzar una rentabilidad sistemática ajustada por el riesgo.
  • Beta inteligente (SMARTER Beta™): combina las ventajas de la gestión activa y de la gestión pasiva en un nuevo «tercer enfoque» de inversión. Las técnicas de beta inteligente tienen como objetivo alcanzar rentabilidades superiores a las del mercado o niveles de riesgo inferiores a los de este. Utilizan factores de «primas de riesgo» (de forma similar a los temas de indexación mejorada que se menciona con anterioridad) conservando, al mismo tiempo, las numerosas ventajas de la indexación convencional, como la sencillez, la objetividad, la transparencia y unos costes relativamente bajos. Nuestra capacidad de SMARTER Beta™ tiene como objetivo alcanzar rentabilidades más altas y registrar riesgos menores.
  • Productos adaptados: también gestionamos una amplia gama de productos derivados y estructurados personalizados.