Los elementos de la ESG

La química, a diferencia de otras ciencias, surgió a partir de delirios y supersticiones, y estaba en sus comienzos exactamente a la par de la magia y la astrología.
Thomas Thomson, químico escocés, 1773-1852

Aunque no fue hasta el siglo XVI cuando la química consiguió escindirse de su predecesora, la alquimia, sus orígenes se remontan a los albores de la humanidad. Los químicos empezaron a utilizar el método científico para realizar experimentos y probar así la validez de sus teorías. Hoy, esta disciplina científica está totalmente asentada entre la física, la biología y otras ciencias “duras”.

Al igual que la química, las preocupaciones por cuestiones sociales y medioambientales han estado presentes durante milenios. Pero, mientras la química se basa en el estudio de los elementos que forman la materia, la inversión ESG estudia los riesgos y oportunidades materiales que interesan a potenciales inversores. Sin embargo, ¿cómo se define la inversión ESG? Y, ¿cómo contribuye la identificación de riesgos materiales en materia ESG junto con otros riesgos, como los riesgos financiero, a conseguir los objetivos de inversión a largo plazo?

Es tiempo de dejar a un lado las ideas delirantes y las supersticiones para centrarnos en las formas muy reales en las que la inversión ESG puede ayudar a los inversores, gestores de activos y compañías individuales a alinear sus intereses para crear una cartera mejor, y en última instancia, un mundo mejor. A medida que nos familiaricemos con los elementos de la inversión ESG, aprenderemos qué diferencia a la ESG con otros tipos de stewardship, las tendencias detrás de la adopción de los principios ESG en las estrategias de inversión y qué es lo que los inversores deberían buscar en un gestor centrado en ESG.

 

CAPÍTULO 1

Estructura molecular:
¿qué es y qué no es ESG?

Empecemos por el principio: ¿cómo se define la inversión ESG?

La inversión ESG (medioambiental, social y de gobierno corporativo, según sus siglas en inglés) se centra en intentar limitar tres riesgos materiales:

Medioambiental. Los factores medioambientales tienen que ver con cómo una compañía se ve a sí misma en relación a la sostenibilidad y conservación del medio ambiente. Dentro de los riesgos y oportunidades medioambientales se incluye el consumo de energía de la empresa, la gestión de residuos y la huella de carbono, entre otras cuestiones.

Social. Los factores sociales atañen a la relación de la compañía con sus empleados y proveedores. Los riesgos y oportunidades en este sentido abarcan , sin ser una lista exhaustiva: las iniciativas llevadas a cabo por la empresa en relación a la salud y el bienestar de sus empleados y cómo las relaciones con los proveedores están en consonancia con los valores corporativos.

Gobierno corporativo. Los factores de gobierno corporativo pueden incluir la estructura de toma de decisiones de la compañía, la independencia de los miembros del consejo de administración, el trato a los accionistas minoritarios, el esquema de retribución a los ejecutivos, etc.

Esas amplias categorías no son más que un primer punto de partida dentro de una minuciosa valoración del riesgo ESG, aunque ponen de manifiesto información crítica sobre las prácticas y valores de una entidad así como también revelan una serie de riesgos potenciales que deberían ser identificados y gestionados antes de invertir.

¿Qué no es ESG?

La valoración de los riesgos de inversión relacionados con los factores ESG no debe confundirse con la inversión socialmente responsable o ISR. A pesar de que tanto la ISR como la integración de factores ESG tratan de resolver una gran variedad de temáticas ESG como los derechos humanos, el cambio climático o la ética empresarial, se diferencian en la forma en la que se ponen en práctica en las carteras. En general, los criterios de la ISR son temas generales o requisitos de los clientes que se superponen a una cartera. Los gestores tratan de evitar las “malas” compañías para construir una cartera “buena”, desde un punto de vista moral.

Los inversores podrían querer evitar incluir determinadas actividades o productos en sus carteras, como el tabaco o la fabricación de armas. Los filtros ISR pueden ayudar a evitar este tipo de inversiones. Los criterios ISR también pueden actuar como un sistema de ranking de sectores o clases de activo, dando preferencia, por ejemplo, a los activos con una menor huella de carbono. Los fondos que emplean técnicas ISR fijan criterios a los que los gestores se ajustan dentro de sus acuerdos de gestión de inversiones.

A pesar de que estas técnicas pueden ayudar a los inversores en su transición hacia una inversión más responsable, no suelen ser tan amplias como lo es la integración plena de los criterios ESG dentro de una estrategia de inversión. Elegir temas basados en criterios morales a los que adherirse o establecer categorías de inversiones a evitar no consigue resolver todos los posibles interrogantes que los gestores deben preguntarse cuando tratan de incorporar las cuestiones ESG en el sentido más amplio posible dentro de su proceso y filosofía de inversión. El enfoque ESG debería examinar los riesgos y oportunidades materiales de una compañía en relación a sus preocupaciones ESG y estos hallazgos deberían ser evaluados junto con los riesgos financieros con el fin de obtener una mejor comprensión del valor de la oportunidad de inversión.

La valoración de los riesgos de inversión relacionados con los factores ESG no debe confundirse con la inversión socialmente responsable o ISR

 

CAPÍTULO 2

Propiedades fundamentales:
¿por qué los criterios ESG
son importantes?

Vamos a responder a esta pregunta desde diferentes puntos de vista: el del inversor, el de la gestora y el de las compañías

Inversores: Desde el punto de vista de los inversores, la integración de los factores ESG ha pasado en los últimos años de ser algo deseable a ser algo necesario. Este cambio puede atribuirse a múltiples factores. Uno de ellos procede de las crecientes preocupaciones sobre los efectos del cambio climático y de las consecuencias que otras actividades del ser humano tienen sobre la naturaleza, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de fenómenos meteorológicos que hemos visto últimamente. Otro factor procede del cambio demográfico que se está produciendo en la base de inversores a nivel global, que cada vez incluye a más mujeres y millennials, los cuales han mostrado una mayor sensibilidad hacia estos temas. Por último, estudios recientes han puesto de manifiesto que tener en cuenta los riesgos ESG en el proceso de inversión puede ayudar a generar un flujo de retornos de mejor calidad que es probable que sea más estable en el tiempo. Lógicamente esto debería impulsar un análisis más en profundidad de las potenciales oportunidades de inversión.

La inversión ESG entre las instituciones está aumentando. Según un estudio reciente entre inversores institucionales llevado a cabo por State Street Global Advisors, el 80% de las instituciones están incorporando un componente ESG dentro de sus estrategias de inversión, y más de dos tercios de dichas instituciones afirman que la incorporación de criterios ESG ha aumentado de forma significativa sus retornos1. Otro estudio realizado por BNP Paribas securities Services ha llegado a la conclusión de que mientras que cerca de la mitad de estos inversores ha invertido 25% o menos de sus activos en estrategias específicas ESG, planean aumentar este exposición hasta el 50% o más en los próximos dos años. Y las gestoras de fondos están respondiendo a este aumento en la demanda de productos ESG. Del 80% de las gestoras que incorporan la inversión ESG, actualmente el 40% comercializa el 25% o menos de sus fondos como ESG o inversión responsable. Sin embargo, más de la mitad (54%) han dicho que planean comercializar el 50% o más de sus fondos como productos ESG en dos años.2

Para los inversores minoristas, el aumento del interés por la inversión ESG junto con la importancia otorgada a los deberes fiduciarios ha impulsado un aumento en el empleo de estrategias de stewardship y un avance en la integración ESG. Muchas personas están dando mucha importancia a la forma en la que sus inversiones monetarias impactan en el mundo que los rodea. Un estudio de 2015 de Morgan Stanley llegó a la conclusión de que el 71% de los inversores individuales mostraban un interés por la inversión sostenible mientras que el 65% afirmaba que esperaban que la inversión sostenible se volviese más importante en los próximos cinco años. Al mismo tiempo, los asesores financieros están tomando en serio los intereses de sus clientes en materia de ESG y stewardship. De hecho, una encuesta realizada en una conferencia de ISR en 2015 sobre las perspectivas de los profesionales financieros puso de manifiesto que el 73% de los asesores financieros pensaba que la inversión con impacto se iba a convertir en “algo mayor” o en algo “mucho mayor” dentro de sus funciones en los próximos cinco años.3

Gestoras de activos: la gestión del riesgo se ha vuelto más importante que nunca para las gestoras dado que los riegos evolucionan y se manifiestan dentro de unos mercados en constante cambio. La incorporación de los riesgos ESG dentro de las decisiones de inversión ayuda a los gestores a obtener una comprensión fundamental de los riesgos u oportunidades clave asociados con cada compañía o activo. Todos estos riesgos –que incluyen aquellos relacionados con la ciberseguridad, la gestión de las cadenas de suministro, los cambios regulatorios y el impacto medioambiental- deberían formar parte de un análisis integral de cada oportunidad de inversión. Reconocer las ventajas únicas y los posibles riesgos de una inversión, tanto negativos como positivos, constituye una parte crítica de la inversión fundamental. Comprender los riesgos materiales asociados a las preocupaciones en materia ESG ayuda a tener una comprensión total de cada posición potencial de la cartera.

A pesar de que son muchos los que vinculan el análisis ESG con el análisis o las consideraciones “no financieras”, esta postura podría estar restando valor a la importancia de los factores ESG. Además, estos factores son tan importantes para comprender la salud financiera de una compañía como lo son sus datos financieros, aunque quizá no en el muy corto plazo. Sin embargo, si un riesgo ESG se materializa en el medio a largo plazo tendrá pronto un impacto significativo en las condiciones financieras de la entidad y en su capacidad para generar retornos para los inversores.

Mediante la integración de las consideraciones ESG de una manera holística y fundamental, los gestores pueden valorar mejor, en términos de precio, los activos en los que están invirtiendo. Esto ayuda a evitar pagar en exceso por una determinada inversión. Comprender las cuestiones materiales individuales de un activo ayuda a los gestores a determinar su peso más apropiado en la cartera. Además, la incorporación plena de los criterios ESG dentro del proceso de inversión ayuda a los inversores a comprometerse mejor con las compañías en aquellos aspectos que tendrán un mayor impacto en sus negocios. Por último, la incorporación de los criterios ESG ayuda a gestionar los riesgos de caída o a reducir el riesgo de que un activo pierda valor como consecuencia del aumento de un riesgo clave para el negocio.

Compañías: como resultado de un mayor compromiso con los criterios ESG y con la inversión sostenible tanto por parte de los inversores como de las gestoras, las empresas están cambiando sus prácticas de reporte para reflejar de forma más adecuada su compromiso con la sostenibilidad. Según una mesa redonda reciente patrocinada por Pensions & Investments, menos del 25% de las 500 mayores compañías a nivel mundial publicaban informes de sostenibilidad hace cinco años. En 2017, cerca del 80% de estas empresas producían informes de este tipo4. El gráfico a continuación muestra la adopción del reporte de ESG dentro del índice MSCI ACWI.

Foco en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para los constituyentes del índice MSCI ACWI a 31 de diciembre de 2016

  • ACWI constituents with >20% revenue from Basic Needs plus sustainability and SDG reporting
  • ACWI constituents with >20% revenue from Basic Needs plus sustainability reporting
  • ACWI constituents with >20% revenue from Basic Needs
Source: MSCI ESG Research, December 2016

Mediante la integración de las consideraciones ESG de una manera holística y fundamental, los gestores pueden valorar mejor, en términos de precio, los activos en los que están invirtiendo.

Sin embargo, simplemente informar sobre las prácticas en materia de sostenibilidad ya no es suficiente. Los riesgos ESG son tan importantes como los riesgos financieros y por tanto se les debe prestar la misma atención. Las compañías deben informar sobre sus riesgos y oportunidades ESG y sobre cómo piensan gestionarlas. Mientras que algunas empresas han adoptado buenas conductas, otras simplemente siguen poniendo esta información en sus informes de sostenibilidad o de responsabilidad social corporativa en aquellos lugares donde pueda ser fácilmente pasada por alto.

A pesar de todo, hay motivos para confiar en que la situación mejorará con el tiempo. Varios organismos internacionales, incluyendo Global Reporting Initiative (GRI) y Sustainable Accounting Standard Board (SASB) están abogando por la puesta en práctica de estándares globales en la valoración de los riesgos ESG. Sin embargo, todavía queda camino por recorrer en este sentido.

Finalmente, las compañías están viendo un respaldo cada vez mayor de sus consejos de administración en materia ESG. Según datos de Institutional Shareholders Services, el 33% de las compañías que forman parte del índice S&P 500 tiene al menos un director en su consejo con experiencia en responsabilidad social corporativa o en inversión socialmente responsable5. Es probable que los cambios de este tipo producidos en la parte más alta de las estructuras corporativas acaben desencadenando un mayor sesgo hacia la implementación de objetivos más alineados con los criterios ESG.


1 “ESG Institutional Investor Survey: Performing for the Future.” State Street Global Advisors, 2017.
2 Source: BNP Paribas Securities Services, May 2017.
3 “Retail Investors: Rising Interest and Opportunity in Impact Investing.” TriLinc Global, 2015.
4 “Not Your Parent’s ESG.” Pensions & Investments, May 2017.
5 Skroupa, Christopher P. “Company Valuation -- How ESG Integration Is The Future Standard.” Forbes. July 12, 2017.

Hechos importantes en la evolución de la ESG

 

CAPÍTULO 3

Purificación y destilación.
Separar la integración de los
criterios ESG de otros tipos
de inversión sostenible

Es fácil perderse en la infinidad de términos y tipos de inversión relacionados con la inversión sostenible. Desde ISR e integración de criterios ESG hasta inversión con impacto o “verde”, es importante definir qué supone cada uno de estos tipos de inversión y qué los diferencia unos de otros. Con el objetivo de mejorar nuestros conocimientos, analicemos lo que significan alguno de los conceptos más comunes.

ESG. Incorporar los criterios ESG dentro de los procesos de inversión supone valorar los riesgos y oportunidades materiales derivados de las características medioambientales, sociales y de gobierno corporativo de una entidad, así como la forma en la que se gestionan los potenciales riesgos. Los criterios ESG son igual de importantes que los criterios económicos a la hora de determinar la calidad de una compañía y el valor real de un activo. Estos factores pueden tener un impacto material en el crecimiento de una empresa y pueden tener implicaciones importantes para la gestión del riesgo y para el potencial de generación de alpha.

Stewardship. El stewardship puede suponer acciones dirigidas por determinados valores desde un amplio abanico de perspectivas. Como inversores, puede suponer decidir cómo invertir el patrimonio, diseñar una asignación de activos, construir una cartera y determinar un tiempo de tenencia en cartera adecuado. Desde un punto de vista corporativo, puede significar tener un buen comportamiento tanto para con los empleados como para con los accionistas. Las cuestiones que se engloban dentro del stewardship como gobierno corporativo, cultura, prácticas fiscales, innovación, diversidad, estándares laborales, ciberseguridad, cambio climático y lucha contra el soborno y la corrupción difieren unas de otras, pero representan desafíos y oportunidades que deben ser afrontados.

ISR. El acrónimo ISR significa “inversión socialmente responsable” o “inversión sostenible y responsable”. Este tipo de inversión puede suponer el empleo de filtros negativos para excluir la inversión en ciertos tipos de industrias o empresas controvertidas, como el alcohol o la industria armamentística o también puede poner el acento en determinados temas. Sin embargo, lo que es más importante recordar sobre la ISR es que está guiada por los clientes más que por el gestor de inversiones.

Inversión verde. La inversión “verde” se define como aquella que beneficia al medioambiente. El crecimiento de los bonos verdes para financiar energías renovables, para conservar recursos naturales y para conseguir fondos para otros proyectos respetuosos con el medio ambiente son solo algunos ejemplos de las formas en las que este tipo de inversión está incentivando nuevos segmentos dentro de las diferentes clases de activo.

Inversión con impacto. Consiste en invertir en compañías que son seleccionadas no solo por su potencial para generar retornos positivos, sino también por su capacidad para tener un impacto social y medioambiental constatable como parte de su estrategia empresarial. Se basa en la idea de que el capital y los recursos deben destinarse a compañías que están activamente buscando soluciones para problemas medioambientales y sociales. Las energías renovables y las viviendas sociales son solo algunas de las industrias más amplias que se incluyen en este tipo de inversión.

Aunque hay varios tipos de stewardship, no todos son creados de la misma manera. Cada uno tiene sus propios matices que deben ser conocidos por los inversores en el momento de elegir un determinado enfoque.

Aunque hay varios tipos de stewardship, no todos son creados de la misma manera

 

CAPÍTULO 4

Reacción en cadena:
el crecimiento del stewardship
en tres gráficos

Crecimiento de la inversión sostenible en Estados Unidos (en miles de millones), 2005-2016

  • Overlapping strategies
  • Shareholder resolutions
  • ESG Incorporation
Source: US SIF Foundation, 2016

Crecimiento de los activos bajo gestión de gestores monetarios incorporando criterios ESG (miles de millones)

Source: US SIF Foundation, 2016

El interés de los inversores por cuestiones ESG ha aumentado significativamente en los últimos años

Activos globales sostenibles, responsables y de impacto (ISR) por región

Source: Global Sustainable Investment Review 2016
 

CAPÍTULO 5

Probar la hipótesis:
¿cómo afectan los criterios ESG
a la rentabilidad de los inversores?

¿Cómo influye todo esto en la rentabilidad de las inversiones? La buena noticia es que numerosos estudios llevados a cabo en los últimos años han mostrado una correlación positiva entre el énfasis en ESG y la rentabilidad de las inversiones. Veamos algunos ejemplos:

  • Un estudio elaborado en 2011 por Alex Edmans y publicado por The Journal of Financial Economics que analizó la rentabilidad de una cartera ponderada por valor de las “100 mejores compañías para trabajar en América” llegó a la conclusión de que aquellas empresas con una satisfacción de sus empleados por encima de la media obtenían resultados muy superiores así como sorpresas positivas en cuanto a sus beneficios.
  • Un estudio de la relación entre los criterios ESG y la renta fija corporativa realizado en 2016 por MIT Sloan School of Managemnet y Breckenridge Capital Advisors puso de manifiesto que los factores ESG estaban correlacionados de forma positiva con métricas de salud financiera, incluyendo los riesgos, el retorno de los activos y los ratios de apalancamiento. Además, estos resultados positivos eran incluso más sólidos en momentos de turbulencias en el mercado.
  • En 2015, Gunnar Friede, Timo Busch y Alexander Bassen llevaron a cabo una revisión de más de 2.000 estudios empíricos desde 1970 hasta la actualidad y publicaron sus conclusiones en The Journal of Sustainable Finance & Investments, proporcionando un análisis más detallado entre los criterios ESG y la rentabilidad financiera de las empresas. El estudio demostró que estos dos parámetros tenían una relación no negativa el 90% de las veces y que la mayoría de los estudios reportaban resultados positivos.

Estos son solo algunos ejemplos de estudios recientes que respaldan la inversión ESG. A pesar de que no existen garantías de que se vaya a obtener una rentabilidad superior, parece tener sentido pensar que centrarse en lo que es bueno no solo para uno mismo sino también para los empleados, accionistas y para el medioambiente dará lugar a una fuerza laboral más comprometida, a la reducción de ciertos riesgos y, en última instancia, a una base de inversores satisfecha. Cuando estos elementos se combinan, las buenas intenciones mejoran los buenos resultados corporativos. Y todo esto son buenas noticias para los inversores.

Numerosos estudios llevados a cabo en los últimos años han mostrado una correlación positiva entre el énfasis en ESG y la rentabilidad de las inversiones.

 

CAPÍTULO 6

Equilibrar la ecuación:
¿cómo medir los factores ESG?

Ahora tenemos una idea de la ciencia que está detrás del ascenso de los criterios ESG, pero, como con cualquier experimento científico que se precie, tenemos que ser capaces de medir el compromiso con los factores ESG, ya sea por parte de un gestor de activos, de una empresa individual o dentro de una cartera. Hay muchas maneras de hacerlo, algunas cualitativas y otras más cuantitativas.

Una de las formas mediante las cuales las gestoras de activos están proporcionando una evidencia tangible de su adherencia a los principios ESG es convirtiéndose en signatarias de los Principios de las Naciones Unidas para la Inversión Responsable o PRI según sus siglas en inglés. Los PRI comprenden seis iniciativas:

  • Incorporar los criterios ESG en los análisis de inversión y la toma de decisiones
  • Ser accionistas activos e incorporar los criterios ESG dentro de las políticas y prácticas como accionistas
  • Buscar información adecuada en materia ESG sobre las inversiones realizadas
  • Promover la aceptación e implementación de los PRI dentro de la industria de inversión
  • Trabajar para mejorar colectivamente la eficacia en la implementación de los PRI
  • Informar sobre las actividades y progresos encaminados a la implementación de los PRI.

Estos principios continúan incentivando la adopción de los criterios ESG a nivel mundial. Actualmente se está trabajado para establecer directrices para la inversión ESG dentro de las inversiones alternativas y también en un estudio junto con el Instituto CFA sobre las actitudes de los inversores hacia los criterios ESG.

La adopción de los PRI continúa avanzando

  • Number of signatories
  • Number of asset owners
  • Total assets under management
  • Asset owners' assets under management
Source: PRI Brochure, 2016

Además, empresas como Bloomberg, Dow Jones, FTSE Russell, MSCI y Thomson Reuters han desarrollado índices para ayudar a los inversores a determinar si sus carteras obtienen o no buenas calificaciones en materia ESG. Cada índice emplea diferentes factores y metodologías para incluir o excluir compañías, pero la mayoría se centran en el compromiso medioambiental y en la promoción de un buen gobierno corporativo y de prácticas laborales justas. A pesar de que puede ser útil para los inversores utilizar los índices de referencia como herramientas de comparación, los índices de este tipo están más cerca de la ISR que de la inversión ESG, dado que incorporan criterios específicos que las compañías deben cumplir para entrar a formar parte del índice.

De forma alternativa, alguna empresas han empezado a publicar ratings de sostenibilidad para ayudar a los inversores a medir el éxito relativo de sus estrategias ESG frente a un índice de referencia con objetivos similares. Por ejemplo, Morningstar ha llegado a un acuerdo con Sustainalytics para producir ratings de sostenibilidad para fondos y para otros vehículos de inversión que se centran en aspectos relacionados con el stewardship. Sin embargo, de forma similar a los índices “ESG”, se basan demasiado en determinados criterios necesarios, por lo que encajan mejor dentro de la ISR que en la inversión ESG.

Aunque reconocemos que los índices de referencia y los ratings pueden ser útiles como punto de partida para debates sobre cuestiones ESG dentro de la industria de inversiones, las puntuaciones en sí mismas deben ser vistas dentro de su propio contexto. Cada proveedor tiene su propia definición de stewardship o ESG y las comparaciones entre estos parámetros podrían no ser apropiadas. Los inversores deben entender completamente la metodología empleada detrás de estas comparaciones para que los resultados no sean malinterpretados. Otras potenciales preocupaciones también incluyen:

Dificultades para integrar los criterios ESG: los criterios ESG son complejos en el sentido de que incorporan un amplio abanico de cuestiones importantes como la gestión de las cadenas de suministro, las emisiones de carbono y la seguridad de los datos, por citar solo algunos ejemplos. Más que ceñirse perfectamente a la "E" o la "S", la mayoría de los temas abarcan el espectro de la ESG. Los esfuerzos por cuantificar todas estas cuestiones polifacéticas en una sola puntuación son deseables, pero en última instancia son imperfectos e incoherentes. Y las definiciones siguen difiriendo a través de la industria, tanto a nivel de las diferentes entidades como de los proveedores de análisis externos.

Interpretaciones erróneas y enfoques diferentes en los ratings de los fondos: las puntuaciones empleadas para calcular las puntuaciones de los fondos pueden medir la exposición a cuestiones ESG clave mediante la evaluación de las compañías subyacentes, pero la suma de todas estas puntuaciones no refleja necesariamente la estrategia o los objetivos del fondo. Por ejemplo, un gestor que pone el énfasis en el compromiso con una compañía para resolver riesgos ESG clave podría verse injustamente penalizado en el proceso de puntuación. Contrastar enfoques y metodologías también puede llevar a conclusiones muy alejadas entre sí. Conocer los métodos subyacentes empleados para los ratings puede ayudar a los inversores a comprender mejor el valor de las puntuaciones de los fondos.

Límites en la cobertura de los fondos: para cubrir las posiciones de los fondos solo es necesario que una parte de las posiciones tenga una puntuación individual para otorgar una puntuación ESG a toda la cartera. Normalmente los límites se sitúan entre el 50-60% de los activos bajo gestión del fondo. Esto significa que nos podemos encontrar con situaciones en las que solo el 50% de las posiciones en cartera tenga puntuación y que este fondo esté siendo comparado con otro en el que la totalidad de las posiciones tiene puntuación. Además, estos límites no tienen en cuenta el peso de cada posición dentro de la cartera. Esto genera complicaciones inevitables en lo que se refiere a las metodologías de puntuación.

Subjetividad en la evaluación de las controversias: Morningstar tiene en cuenta “la puntuación en controversia” de una empresa a la hora de calcular la puntuación global de la cartera. De la misma forma, el fondo también cuenta con una puntuación separada sobre la controversia de la cartera. Sin embargo, existe un alto nivel de subjetividad por parte del analista que determina qué controversias son tenidas en cuenta como importantes y el nivel de riesgo que implican.

Diferencias en las métricas ESG empleadas por las compañías: la falta de una uniformidad a nivel global en lo que se refiere a los informes ESG hace que existan diferencias inevitables entre las métricas que son reportadas por las entidades a nivel mundial. Esto lleva a inconsistencias entre las informaciones publicadas y dificulta que se puedan llevar a cabo comparaciones.

Por último, los inversores deberían considerar que un enfoque cualitativo, en lugar de índices y ratings, debería dar lugar a una evaluación más exhaustiva. Los inversores también pueden obtener una valiosa información leyendo los informes de las compañías, que suelen incluir los riesgos y oportunidades ESG. El compromiso con el equipo directivo de una empresa o con la gestora de activos antes de realizar una inversión es aún más eficaz, ya que debería dar lugar a una descripción más detallada de los esfuerzos para mitigar los riesgos ESG. Una vez que se ha realizado una inversión, la comunicación regular con los gestores y con las empresas puede fomentar un viaje continuo hacia prácticas más sostenibles.

Los inversores deben entender completamente la metodología empleada detrás de estas comparaciones para que los resultados no sean malinterpretados.

 

CAPÍTULO 7

Experimentos valientes:
ESG en mercados emergentes

Puede que los mercados emergentes no sean el primer lugar que se viene a la cabeza de los inversores cuando piensan en ESG. Muchas de las economías más grandes del mundo son también las que más contaminan y los estándares en materia de gobierno corporativo están por detrás de los que encontramos en el mundo desarrollado. Sin embargo, todas estas cuestiones están cambiando a medida que las economías emergentes ven a un número cada vez mayor de inversores centrados en cuestiones relacionadas con los factores ESG.

El aumento de la demanda de soluciones de inversión ESG ha llevado a algunas de las mayores economías emergentes a empezar a solucionar sus limitaciones en términos ESG. Países como India y China están intentando mejorar sus perfiles de sostenibilidad medioambiental como se refleja en sus compromisos con los objetivos del Acuerdo de París. Dado que los países emergentes y sus compañías están empezando a mejorar su credibilidad en materia ESG, vemos un enorme potencial para nuevas e interesantes oportunidades de inversión.

China ha hecho un avance significativo en materia de energía renovable, creando millones de puestos de trabajo en energías limpias y construyendo parques solares y eólicos. De esta forma, a día de hoy se sitúa en primera posición a nivel mundial como el país que más puestos de trabajo crea en energías renovables y es responsable de la fabricación de dos tercios de los paneles solares y de la mitad de las turbinas eólicas a nivel mundial. Además, China es el mayor mercado del mundo de coches eléctricos y las autoridades están considerando una posible prohibición en la producción de coches que emplean gasolina o diésel. Los productores locales de baterías recargables cuentan con subsidios gubernamentales en un esfuerzo para que las marcas locales consigan ganar a los productores extranjeros. A pesar de que China sigue siendo el país que más contamina del mundo, el tamaño y la escala de sus compromisos con las energías renovables muestran que todavía hay esperanzas para un medioambiente más limpio en el futuro.

Capacidad instalada china

  • Hydropower
  • Wind
  • Solar
  • Investment in clean energy, excl. large hydro (RHS)
Source: China water risk based on CEC, NEA, BNEF

El aumento de la demanda de soluciones de inversión ESG ha llevado a algunas de las mayores economías emergentes a empezar a solucionar sus limitaciones en términos ESG.

Del mismo modo, en India también se está reduciendo el uso de combustibles fósiles en favor de nuevas inversiones en energía solar. El año pasado el país reveló el que estaba considerado como el parque solar más grande del mundo e instaló la cuarta mayor capacidad para energía solar por detrás de China, Estados Unidos y Japón. Además, hay planes para que los 12 puertos domésticos de India funcionen completamente con energía solar y eólica en los próximos años. Si se consigue este objetivo, India se convertiría en el primer país del mundo en el que todos los puertos de propiedad estatal funcionan con energía renovable. Actualmente el país se sitúa en séptimo lugar en el ranking mundial de capacidad energética solar teniendo en cuenta que hace solo unos años ni siquiera formaba parte de la clasificación.

Objetivos anuales de India en materia de energía solar

Notes: FY = All years in chart are fiscal year from April 1 to March 31; GW = 1,000 MW
Sources: Bloomberg New Energy Finance (BNEF); The Economic Times; World Resources Institute, May 2016.

El gobierno corporativo es otro segmento en que los mercados emergentes están empezando a dar pasos importantes. A pesar de que hasta ahora los avances han sido limitados, deberíamos ver unos mayores niveles de gobierno corporativo habida cuenta de los flujos de capital hacia estos mercados procedentes de inversores internacionales, sobre todo instituciones, que tienen un claro objetivo de aumentar el perfil ESG de sus carteras. Y dado que hay más compañías que han sido incluidas en los índices MSCI Emerging Markets y en otros índices centrados en mercados emergentes, habrá incluso más demanda de mejoras en materia de gobierno corporativo con el objetivo de atraer el interés de los inversores internacionales. Todo esto es positivo para los inversores ESG que miran a los mercados emergentes en búsqueda de crecimiento y diversificación.

 

CAPÍTULO 8

Descubriendo más:
la integración de los criterios
ESG dentro de las estrategias
de gestión activa

Los gestores activos tiene la libertad y flexibilidad para incorporar plenamente los conceptos ESG dentro de sus estrategias de inversión, ayudando a los inversores a conseguir tanto sus objetivos de inversión como en materia stewardship.

Muchos gestores activos han empezado a incorporar aspectos de la ISR dentro de su proceso de inversión. Sin embargo, este tema sigue todavía abierto a múltiples interpretaciones, por lo que resulta fundamental que los inversores estén familiarizados con las ideas que tiene su gestor sobre stewardship, ESG y sobre la forma en que dichas ideas son aplicadas en la gestión de sus carteras Esto puede incluir desde el seguimiento de un conjunto de temas top-down hasta evitar ciertos sectores e industrias o incluso hasta el uso de índices ESG o ránking de sostenibilidad para medir cuantitativamente si la cartera está a la altura de sus supuestos ideales. Cada gestor tiene su propia filosofía sobre cómo evaluar mejor estos factores y los inversores deben comprender en profundidad dichas metodología con el fin de evaluar el impacto potencial en su cartera.

Sin embargo, un enfoque ESG integrado, en contraposición a un marco de stewardship general, proporciona un punto de vista diferente. Más que fijarse en ratings de terceros o en un difuso conjunto de características “morales”, la auténtica inversión ESG supone un análisis en profundidad de los riesgos y oportunidades ESG inherentes que pueden tener un impacto material en una compañía. Es una métrica del valor real de un activo tanto como lo es la evaluación de los riesgos financieros. Este tipo de enfoque ESG necesita un equipo con un amplio conocimiento de este tipo de riesgos así como con los recursos para identificarlos y para involucrarse con las compañías en cómo están siendo mitigados.

Una de las responsabilidades más importantes de los gestores activos es la de involucrarse profundamente con las empresas en las que invierten.

La integración integral de la ESG dentro de un proceso de gestión activa normalmente suele implicar los siguientes pasos:

  • Comprender las cuestiones y riesgos materiales de una compañía
  • Establecer un punto de vista integral sobre las fortalezas y debilidades de su modelo de negocio
  • Trazar una foto real de la compañía con el objetivo de promover el compromiso de la entidad
  • Reconocer los riesgos que afectan más a un negocio en particular, determinando su impacto potencial en la cartera y poniendo de manifiesto cómo se están gestionando dichos riesgos
  • Promover una relación productiva con una actual o potencial posición en cartera a través de un compromiso continuo y profundo con el consejo de administración de la compañía.

Una de las responsabilidades más importantes de los gestores activos es la de involucrarse profundamente con las empresas en las que invierten. Fomentar una comunicación abierta con el equipo directivo sobre determinados asuntos y riesgos puede ayudar a encaminar la empresa en la dirección correcta, permitiendo al gestor desempeñar un papel fundamental en la promoción de los mismos valores que desea fomentar en sus inversiones. Y el compromiso continuo también puede ayudar a los gestores a evaluar continuamente qué compañías y equipos directivos son de la más alta calidad.

El compromiso debe ser continuo, dado que es fundamental para comprender los valores de una compañía así como su modelo de negocio. Los inversores a largo plazo tienen que sentirse cómodos comprometiéndose con el equipo directivo para evaluar la capacidad de la entidad para ofrecer valor a largo plazo. El compromiso puede tanto reducir algunas de las preocupaciones de los gestores como llamar la atención sobre riesgos adicionales. Los cambios positivos en una empresa pueden necesitar tiempo y perseverancia, pero los gestores con un punto de vista a largo plazo deben ser diligentes a la hora de buscar oportunidades que generen un impacto positivo en las compañías que tienen en cartera.

A pesar de que un enfoque holístico y un compromiso continuo debería permitir a los gestores tener un punto de vista único sobre las compañías que tienen en cartera, no se trata de algo infalible. El gestor debe también contar con capacidad de análisis, inteligencia y habilidades para encontrar oportunidades potenciales de generar alpha. Los inversores deberían sentirse libres para ser inquisitivos sobre la implementación de los criterios ESG en sus estrategias globales y sobre su papel en la generación de retornos en la cartera.

 

CAPÍTULO 9

Mirando al futuro:
¿qué le espera en el futuro
a la inversión ESG?

La inversión ESG ha arraigado en la industria de inversión, pero para aquellos que de verdad quieren generar un cambio en el mundo con sus inversiones, todavía queda mucho por hacer. Presentamos aquí algunas de las tendencias que están dando forma al futuro de la inversión ESG:

  • Aumento de la transparencia a través del reporting. Los inversores esperan cada vez más que tanto las empresas como las gestoras de activos informen sobre los factores materiales relacionados con la ESG. El desafío actual reside en presentar dicha información en un formato estándar y comprensible. El Sustainability Accounting Standards Board ha ayudado a emitir determinadas directrices sobre cómo informar sobre riesgos materiales y está trabajando duro para incluir dichas informaciones en los informes y documentos 10-K relacionados con las OPV.
  • Más recursos de gestión dedicados al análisis ESG. Todo apunta a que la inversión ESG seguirá ganando popularidad por lo que las gestoras que quieran ser consideradas como una voz experta y destacada en cuanto a ESG probablemente tendrán que contratar a más profesionales de análisis especializados en inversión responsable. Incluso podríamos ver un crecimiento en las credenciales específicas ESG que podrían representar un estándar en la industria en materia ESG.
  • Expansión hacia la inversión alternativa. A pesar de que a día de hoy ya algunos gestores alternativos incorporan los factores ESG en sus inversiones, es probable que esta tendencia aumente gracias a la demanda de los inversores. Al igual que los gestores de activos tradicionales, los gestores de alternativos deberán desarrollar un código de buenas prácticas centrado en la incorporación de los factores ESG dentro de su proceso de inversión general. En este caso, la transparencia podría ser una cuestión algo más compleja dado se trata de compañías no cotizadas a las que no se les exige que elaboren informes detallados sobre su actividad. Sin embargo, el deseo creciente de los inversores de tener una mayor comprensión sobre cómo sus carteras promueven los factores ESG podría llevar a los gestores alternativos a generar más informes sobre dichos factores.

Al igual en la química, todavía queda mucho por aprender y por descubrir en el campo de la inversión ESG.

Resulta difícil negar el impacto potencial que un aumento del foco en los principios ESG podría tener sobre las estrategias de inversión, las prácticas de la industria y en el mundo corporativo a nivel global, si esta tendencia sigue ganando impulso. Y estamos solo al principio.

Al igual en la química, todavía queda mucho por aprender y por descubrir en el campo de la inversión ESG. A nivel internacional, muchas empresas y gobiernos han manifestado la necesidad de mejorar su gestión de los recursos, ya sean naturales, humanos o de capital. Los inversores están impulsando este progreso al asignar su patrimonio a aquellas gestoras que creen que pueden ayudar a mejorar el mundo a su alrededor con soluciones innovadoras para abordar problemas ambientales y sociales.

Cuando los elementos ESG se identifiquen e incorporen al proceso de inversión, tanto los inversores como las gestoras de activos podrán basarse en estos principios con el objetivo de alinear la generación de retornos con el stewardship. Solo podemos imaginar las posibilidades que tenemos por delante. Desde nuestra perspectiva, el futuro parece muy brillante.

 

Crédito de las imágenes

ipm / Alamy Stock Photo
Science Photo Library / Alamy Stock Photo
Kitschstock / Alamy Stock Photo
Phil Degginger / Alamy Stock Photo

 

Información importante

Las proyecciones se ofrecen a modo de opinión y no reflejan una rentabilidad potencial. Las proyecciones no están garantizadas y los eventos reales o resultados pueden diferir de forma material.

Los títulos internacionales son más volátiles, más difíciles de valorar y menos líquidos que los títulos estadounidenses. Están sujetos a estándares diferentes en materia de contabilidad y regulación y a distintos riesgos políticos y económicos. Estos riesgos se ven incrementados en los mercados emergentes.

Las compañías mencionados son con fines ilustrativos exclusivamente y no pretenden constituir una recomendación para comprar o vender cualquier título.

Los índices no están gestionados y han sido incluidos solo para fines ilustrativos. Usted no puede invertir directamente en un índice.

La información de MSCI solo debe ser empleada para uso interno, no debe ser reproducida o redistribuida de ninguna forma y no debe ser usada como base para o como componente de ningún instrumento financiero, producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un consejo de inversión y no debe utilizarse como tal. Los datos y análisis históricos no deben ser tomados como indicativos o garantía de ningún pronóstico o predicción de análisis de rentabilidad futura. La información de MSCI se proporciona en calidad de “tal” y el usuario de dicha información asume el riesgo íntegro derivado de cualquier uso de dicha información. MSCI, cada una de sus filiales y cada una de las personas involucradas en la recogida, informatización o creación de cualquier información de MSCI (en conjunto, las partes MSCI) expresamente renuncian a todas las garantías (incluyendo sin limitaciones, cualquier garantía de originalidad, precisión, completitud, tiempo, no infracción, comercialización e idoneidad para un fin en particular) en relación a esta información. Sin menoscabar nada de lo anterior, en ningún caso ninguna de las partes MSCI tendrá responsabilidad por ninguna consecuencia directa, indirecta, especial, incidental, punitiva (incluyendo, sin ningún límite, beneficios perdidos) o cualquier otro daño (www.msci.com).

ID: US-220118-55999-2

Advertencia de riesgo
Advertencia de riesgo: el valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden bajar o subir y usted puede recuperar menos del monto invertido. Consulte los factores de riesgo en el prospecto para riesgos de inversión generales y específicos adjuntos a los fondos individuales.

Las opiniones y conclusiones expresadas en esta comunicación se basan únicamente en el interés general y no deben tomarse como asesoramiento de inversiones o como una invitación a comprar o vender ningún título específico.

Cualesquiera datos que figuren en este documento y que se atribuyan a un tercero ("Datos de terceros") son propiedad de un(os) proveedor(es) externo(s) (el "Propietario") y Standard Life Aberdeen** está autorizada a usarlos. Está prohibida la copia o distribución de Datos de terceros. Los Datos de terceros se facilitan a título orientativo y no se garantiza que sean exactos, completos u oportunos. En la medida en que lo permita la legislación aplicable, ninguno de los Propietarios, Standard Life Aberdeen** o ninguna otra parte (incluida cualquier parte involucrada en el suministro y/o recopilación de Datos de terceros) tendrá ninguna responsabilidad respecto a los Datos de terceros o respecto a ningún uso que se haga de los Datos de terceros. La rentabilidad pasada no es garantía de resultados futuros. Ni el Propietario ni ningún otro patrocinador externo respaldan o promocionan el fondo o el producto al que se refieren los Datos de terceros.

**Standard Life Aberdeen significa el miembro correspondiente del grupo Standard Life Aberdeen group, siendo Standard Life Aberdeen plc junto con sus empresas filiales y compañías asociadas (bien directas o indirectas) en cada momento.