Atrévase a diversificar

A medida que los estímulos fiscales podrían empezar a desvanecerse en Estados Unidos y Europa, vemos mayores riesgos para el crecimiento. Los inversores deberían tratar de moderar su exposición al riesgo.

Después de una década de expansión económica, los análisis a largo plazo sugieren que estamos llegando a un punto en el que el crecimiento de EE.UU. - y por derivación el crecimiento global - comienza a estabilizarse, antes de contraerse.

Tanto Estados Unidos como Europa están en una fase de retirada de las políticas monetarias acomodaticias que han apuntalado sus mercados financieros desde la crisis financiera de 2008. La pregunta para los inversores es qué esperar después.

Los datos económicos todavía se mantienen razonablemente bien. El crecimiento del empleo en EE.UU. es saludable y los precios del petróleo relativamente moderados, lo que impulsa los ingresos reales y mejora las perspectivas para los consumidores.

Sin embargo, ha sido principalmente una política fiscal flexible lo que ha permitido a EE.UU. liderar la expansión de los mercados desarrollados. A medida que este estímulo desaparezca, podríamos esperar que el crecimiento se desacelere.

Como tal, la Reserva Federal de EE.UU. se enfrenta a un difícil acto de equilibrio, consciente de que cometer un error de política que podría poner fin a este prolongado ciclo de expansión.

A pesar del repunte en los mercados de valores este año, creemos que existen mayores riesgos para el crecimiento. El motor de la Eurozona está balbuceando, con el Brexit en una fase de crisis. Y aunque China está añadiendo estímulos fiscales y monetarios específicos, ello se produce en el contexto de una economía en transición hacia un crecimiento más lento.

Añadamos que la inestabilidad geopolítica, el proteccionismo comercial y las políticas populistas podrían perturbar aún más los mercados, y prevemos un potencial considerable de debilidad de los mercados financieros.

Es por eso que pensamos que los inversores deberían tratar de moderar su exposición al riesgo. Ya no pueden confiar en los mercados tradicionales de renta variable y renta fija para obtener el tipo de rendimiento que han obtenido en el pasado.

La mayoría de los mercados desarrollados están sufriendo un debilitamiento demográfico, han de hacer frente a una elevada deuda y a un creciente proteccionismo. Las acciones parecen estar sobrevaluadas en relación con sus perspectivas de beneficios, mientras que el rendimiento de los bonos de los mercados desarrollados sigue siendo bajo y ofrece escasa protección en caso de que la inflación se recupere y desencadene una aceleración de las subidas de los tipos.

Riesgo y retorno

La diversificación es una buena manera de moderar los riesgos sin sacrificar necesariamente la rentabilidad. Los fondos multiactivo permiten a los inversores diversificarse al tiempo que mantienen todos los activos cartera.

Muchos fondos afirman estar diversificados. Pero mire con atención y encontrará que la mayoría de las ofertas son sólo una combinación básica de acciones, bonos y efectivo. Esto podría dejar a los inversores muy expuestos en un mundo en el que los rendimientos esperados de la renta variable y de los bonos son más bajos y tal vez estén más estrechamente correlacionados.

Creemos que el mejor punto de partida es una genuina diversificación. El valor real de la inversión en múltiples activos es poder combinar una amplia gama de clases de activo con atractivas perspectivas de rentabilidad, pero con diferentes motores de rentabilidad, con el fin de lograr rendimientos consistentes y reducir el riesgo de caídas.

Por supuesto, identificar qué activos ofrecen un buen potencial a largo plazo a niveles aceptables de riesgo requiere experiencia, buen juicio y amplios recursos. Consideramos que los inversores deberían elegir a un gestor capaz de hacer un uso más amplio de las clases de activos para cumplir sus objetivos de inversión y resistir los choques externos. En nuestra opinión, esto significa invertir en mercados desarrollados y emergentes, en renta fija tradicional y de mayor rendimiento y en una amplia gama de inversiones alternativas.

Entre las clases de activos líquidos de mayor tamaño, estamos a favor de los bonos emergentes en moneda local debido a los rendimientos nominales y reales relativamente altos que se ofrecen. Las valoraciones de las divisas son bajas y los fundamentales subyacentes son sólidos, dadas las buenas perspectivas de crecimiento a medio plazo de las economías emergentes. Esta clase de activos tiene el potencial de generar rentabilidad independientemente de la renta variable, como lo hizo en las caídas de los mercados acciones en 2008 y 2018.

También señalamos el potencial de los activos alternativos con una correlación limitada con el ciclo económico. Lo que impulsa sus ingresos es diferente de lo que impulsa a las acciones y bonos tradicionales, lo que les permite proporcionar un flujo de ingresos recurrentes que no debería verse afectado en gran medida por las turbulencias del mercado.

Históricamente, estos activos alternativos no han sido líquidos, lo que significa que pueden ser difíciles de comprar y vender a corto plazo. Sin embargo, en la última década se han vuelto más fácil acceso a través de sociedades de inversión cotizadas que son negociables. Se trata de empresas dirigidas por un consejo de administración que responde ante los accionistas. La empresa emite acciones e invierte los ingresos en activos alternativos que posee en un fondo.

Esto les da una estructura de capital semipermanente que les permite invertir en activos alternativos que de otra manera serían inaccesibles en un vehículo regulado. Estas sociedades de inversión han abierto un nuevo universo de oportunidades para los inversores no profesionales que desean una verdadera diversificación sin iliquidez. Esto incluye clases de activo tales como infraestructura renovable, infraestructura social, propiedades, arrendamiento de aeronaves, financiación de litigios y royalties sanitarios.

Por lo tanto, aconsejamos a los inversores que diversifiquen sus inversiones para que sus carteras sean más capaces de sobrellevar la volatilidad. Después de todo, eso es algo de lo que esperamos ver más a medida que miramos hacia el futuro.

RISK WARNING

The value of investments, and the income from them, can go down as well as up and you may get back less than the amount invested.